¡Ya estoy en casa!

Hola chicuelos, familia, amiwis cotillas y demás gentuza internáutica.

He venido aquí a hablar de mi libro de mi experiencia hasta ahora en la Isla de Wight, al sur de Reino Unido. Para eso, me voy a autoentrevistar, porque mi ego no tiene límites. Allá voy:

  • Elena 1: Hola cerda, ¿por qué te has ido a UK?
  • Elena 2: A MI NO ME LLAMES CERDA, EH?! QUE TE REVIENTO, PAYASA
  • Elena 1: VEEEN, VEN AQUÍ, QUE TE VOY A DAR LO TUYO

giphy-downsized (1).gif

Después de una breve y civilizada discusión entre yo y mi otro yo, sigo

  • E 1: Que por qué te has venido aquí. Contesta ya, hija
  • E 2: Porque me han dado una plaza en el programa de auxliares de conversación del Ministerio de Educación. Se basa en enviar profes, filólogos o traductores hispanohablantes a países angloparlantes para que ayuden al profesor de español a dar clase. Es un concurso de méritos y se aplica en diciembre.
  • E 1: Y por qué te has ido tan puto tarde? El cole empieza en septiembre
  • E 2: Porque yo en principio me había quedado en la lista de reserva, a la espera de que alguien renunciase a su plaza y me tocase a mi. Estaba súper abajo, como en el 200 y pico. Así que en principio no me iban a llamar ni de coña. Pero debe ser que opositamos mucha de la gente que estábamos en el programa y como la lista de interinos corrió como la pólvora a principio de curso, debieron llamar a mucha gente de la lista de reserva. Y por eso llegó hasta mi puesto.
  • E 1: En qué kilómetro de Reino Unido estás?
  • E 2: Estoy en la Isla de Wight. Sí, donde el festival. Sí, en el culo de Inglaterra (literalmente)
    Resultado de imagen de map isle de wight
  • E 1: Y a qué cole te han mandado?
  • E 2: Realmente no estoy en un cole, estoy en un instituto de secundaria y en uno de bachillerato (que aquí no están juntos). El de secundaria se llama Medina College y es mi “nave nodriza”. Luego algunos días voy al centro VI Form, que es el de bachillerato. Y un día durante una hora sólo, voy a Carisbrooke College, que es también de secundaria.
  • E 1: Vaya chocho, morena.
  • E 2: Naaah, no es para tanto 😎 Los tres centros están muy cerca, sobre todo VI Form y Medina. Y los tres pertenecen al mismo “grupo empresarial”, rollo los Salesianos o algo así. Por eso estoy en los tres.
  • E 1: Y cuánto tiempo llevas allí?
  • E 2: Llevo una semana justa. Llegué el 29 de Octubre con más miedo que una rata en un incendio, pero de momento estoy contenta
  • E 1: Dónde has estado viviendo hasta ahora?
  • E 2: En una casita de Airbnb que es….buah. Como una casa de muñecas (palabras textuales de mi host). He vivido con Brenda, Anthony y Mr. Cleese (el último es el gato) y me han tratado como a su propia hija, que de hecho tiene mi edad y trabaja en China. Creo que por eso “trasladaban” un poco su imagen en mí.
    He estado en una buhardilla, lo que era un pelín incómodo porque el techo era muy bajo, pero era un sitio muy acogedor y precioso. Y para muestra, un botón:   
  • E 1: Vale y ahora dónde estás?
  • E2: Estoy en una casa alquilada que encontré a través de SpareRoom, una web que me recomendaba el Ministerio en la Guía para Auxiliares de Conversación en Reino Unido. Me hace gracia, porque me recomendaban cinco webs en las que mirar y bueno…tres no tenían casas registradas en mi isla, una tenía una interfaz como de los inicios de Internet y no funcionaba apenas; y POR FIIIN en la de SpareRoom encontré cosillas. Escribí a siete caseros: cuatro en Newport (mi pueblo), uno en Ryde (a algo más de media hora en bus) y dos en West Cowes (a veinte minutos en bus). He visto casas muy locas y conocido a gente aún más loca, pero al fiiiiin he encontrado nidito. Es una casa completamente nueva, completamente amueblada (tengo hasta tazas!!) o_0 y decorada entera de Ikea. Es preciosa, la verdad. Y enorme. De momento estoy en una habitación provisional porque la mía…no existe. 😮 Como lo oís, la están construyendo ahora mismito (tal cual, según escribo esta entrada están los obreros abajo al lío. Hay uno mono…Pedro, puedo pedirle su teléfono? Just for business issues Imagen relacionada ). Poniendo el suelo, pintando las paredes y poniendo techo y muebles.
  • E 1: Con un “Vivo en el número 126 de Pyle Street”, habría valido… Imagen relacionada
  • E 2: QUE TE CALLES, QUE ESTA ES MI ENTREVISTA
  • E 1: Madre mía, cuánto drama…
  • E 2:

dramatic drama GIF

Bueno, hasta aquí la entrevista, que me tengo que ir a trabajar o a preparar lecciones o a hacer algo productivo. La compra ya la he hecho, al menos. Que ayer no tenía sal ni aceite chungo y tuve que cenar sin sal y con un aceite de oliva DE LA HOSTIA y carísimo que compré ayer. Me dolió el almita. Ahora ya tengo aceite de girasol de ese que es una caca pero es barato y más o menos sano.

En fin, la semana que viene vengo por aquí otra vez a dar por saco.

Se os quiere…o lo que sea ❤

Anuncios

No, aquí no hay ninguna entrada. Sigan circulando

Voy a hacer un post express, por si a alguien se le ocurre venir por aquí y piensa “eeeh, esta tía dijo que contaría mierdas el domingo y aquí no hay mierdas”

giphy-downsized

Lo primero de todo: aquí tienes tu mierda Resultado de imagen de caca emoji png

Lo segundo: no he tenido tiempo hoy de colgar el post, porque me he mudado y he estado enseñándole la casa a la familia y amiwis cotillas. Y también tengo lecciones que preparar para el instituto (que veremos a ver si no me dice mi tutora que qué mierda pútrida he sacado). PERO mañana, después de entegar una tarea de la uni, hacer la compra y programar mis siguientes clases…escribiré una entrada de esas que no sabréis si seguir leyendo por el gossip o si mandarme a la mierda porque El Quijote ya os lo leísteis y no queréis leer nada que se le parezca en un par de siglitos más.

De momento, a domir, que mañana hay cole!

Algunos truquillos y consejos

Hace un calor en Madrid que es horroroso. Y me está dando una morriña del fresquito finés increíble. Así que a ver si escribiendo sobre Freezingland me refresco un poco. Así, os pongo por aquí una serie de consejos rápidos que iré ampliando según vaya recordando cositas. Algunas las he ido poniendo en las entradas anteriores, pero para que os sea más sencillo. Para complicaros la vida ya tenéis el papeleo.

Punto numer one: dónde comprar víveres por orden del más asequible al más fancy:

1. Prisma: hay que ir en bus, porque ninguno de ellos está cerca del centro. Hay uno en el campus de Vikki de la UH, por si hay alguien leyendo que va allí: falocidades felicidades, tus padres van a estar orgullosos de la cuenta del banco. Yo no fui nunca, pero me contaron unas amigas que es el único supermercado que tiene marca blanca, por eso es más barato.
2. Lidl: no hay mucha variedad o calidad, pero te evitará arruinarte
3. Tarjoustalo: sólo conozco uno, en Kaisaniemi, pero por lo que he visto en la web, hay tropecientos. Es tipo Carrefour, venden de todo. Desde comida hasta ropa pasando por menaje. Los precios son parecidos al Lidl
4. K-Market y S-Market: nunca los diferencio, pero creo que el K-Market es más barato
5. Siwa: el único super de Suomelinna. Carete, pero asequible. Si alguien está leyendo y va al campus central: CUIDADO, hay un Siwa en una esquinita de Snellmaninkatu que es muy peligroso cuando tienes hambre y calderilla por la tarde
6. Alepa y Valintatalo: Sobre todo el último, a menos que sea una urgencia, huid de ellos como de la peste 😯

▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲

Punto number chú, aunque posiblemente sea más importante que el del súper: VITAMINA D y VITAMINA C. Sobre todo la primera. Es muy muy importante que os droguéis. Vale, suena fatal, pero hacedme caso: si me dieran la oportunidad de retroceder en el tiempo llenaría media despensa que pildorillas de estas. La razón es sencilla: la forma más habitual de sintetizar esta vitamina es a través de la exposición solar. Si te pasas un mes sin ver el sol, no sintetizas una leche frita. Y el déficit de Vitamina D está asociado – entre otras cosas – a la depresión y a la ansiedad. No en vano, Finlandia estaba a la cabeza de los países con más tasa de suicidios hasta el comienzo de la crisis económica (ahora nuestra querida Españistán la ha desbancado).
A ver, que no os quiero asustar tampoco. No digo que vayáis a tener tendencias suicidas. Pero sí que os puede dar algun bajón que os fastidie varios días. Y no vale la pena. Así que ya sabéis: ¡a suplir la ausencia de Lorenzo a  pildorilla limpia! y ¡¡a vivir que son dos días!!

▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲

Para el móvil, como ya dije, lo mejor es liberarlo antes de irse. Y al llegar, comprar una tarjeta de DNA o similar. HOAS es probable que os dé una tarjeta de Sonera cuando recojáis las llaves. PERO si vivís en Pasila o algún otro sitio en el que las lavadoras se paguen con el saldo del móvil, NO uséis la de Sonera: te obligan a tener un fondo mínimo de 20€ en la tarjeta aunque la lavadora valga menos de 2€.

▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲

¡Ah! Punto importante: la mayoría para el transporte público usaréis tarjeta mensual, imagino. Es lo más económico si la necesitáis todos los días. Pero sabed que para los últimos días si no os llega justo el mes, la tarjeta se puede usar como tarjeta-monedero. Cargas de 5€ para arriba y es más barato que pagar billetes sencillos. Dentro del área de Helsinki, por ejemplo, con la tarjeta es 1€ el viaje y con billete sencillo 2’50€ en las máquinas o 3€ dentro del bus/tren/tranvía.

Además, TAMBIÉN IMPORTANTE: los viajes sencillos no valen para un viaje en un medio de transporte y ya. Sirven durante una hora y pico – no sé si es y cuarto o y media – pudiendo cambiar de transporte y/o línea en ese tiempo. Ejemplo: yo cojo el tranvía 9 desde Pasila hacia el centro, paso mi tarjetita por el lector y pulso el 1 (intraregional). Me descuentan el euro correspondiente y de ahí a una hora y pico puedo bajarme, montarme en un bus, en un burro y en un tractor, sin volver a pagar. ESO SÍ: hay que pasar la tarjeta por el lector igualmente, aunque sin pulsar ningún botón.

Para ir a regiones fuera de la vuestra, tenéis que pulsar el botón 2 (regional)

▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲

Para hacer deporte: hasta donde yo sé, lo más asequible y completo es el Unisport. Es el gimnasio de la UH y de Aalto. Pero tiene como colaboradora a la Universidad de Artes de Hanken. Para los que vayan a una de las dos primeras, tres meses cuestan “sólo” 45€ y tienes acceso a todos los gimnasios de Unisport, que están en los campus de Vikki, Central, Kumpula, Meilahti, Otaniemi y Töölö. Y las actividades sueltas cuestan 4€, que no está mal :mrgreen:

Vale, yo también prefiero montar en una bici que se mueva y correr por un camino en vez de en una cinta como un hámster. Peeeero, cuando hay -15 adorables graditos de temperatura ambiente, te lo piensas un par de veces.
Para el buen tiempo sí que mola salir con la bici o a correr, si os gusta, porque hay muchos bosques y parques libres de ruidos y contaminación. Además, en Helsinki respetan muchísimo el carril bici. Lo aviso para que no lo invadáis en plan cadena de señoras, porque os pueden mirar muuuy pero que muy mal. Y también para que, si sale alguna subasta de bicis confiscadas o perdidas, NO OS LA PERDÁIS. Si tenéis suerte, podéis encontrar una por 20€ y os ahorráis la tarjeta de transportes de un mes fácilmente, ya que se puede ir con la bici sin miedo por casi cualquier parte 😉

▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲

Si os poneis malitos y tenéis la Tarjeta de Sanidad Europea (TSE) que es una de las cosas que os vendría bien, podéis buscar vuestro centro de salud o de urgencias más cercano aquí:

http://www.hel.fi/hki/Terke/en/Contact+Information/Health+Stations

▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲▼▲

Y ya para cerrar hasta que me acuerde de más consejillos, os dejo un par de blogs que son como oro en paño. El primero tiene TODO, pero absolutamente TODO sobre Finlandia ¡¡en castellano!! 😉 Y el segundo es sobre Helsinki, en inglés. Muy muy chu chu chuli y con mucha información

http://www.biginfinland.com/

http://helsinkiurbana.wordpress.com/category/food/

Y bueno, según me vaya acordando, colgaré más cosinchis por aquí.
¡Besos y a disfrutar! ♥

Balance final con lagrimillas en los ojos

Pues haciendo el balance final de esta aventura ya aquí en Madrid, me vienen varias cositas a la cabeza y varias lagrimillas a los ojos. A saber:

He visitado 4 países en 4 meses. Vamos, toda una Coronel Tapioca

He viajado en barco 12 veces … ¡y sólo me he mareado 2!

No he tenido compañeras de piso, sino hermanas. Cada una con sus cosas, con sus más y sus menos, con sus defectos y virtudes. Pero a todas las he acabado queriendo como a mi propia familia ❤

He pasado algunos momentos “mañana mismo hago las maletas y huyo de este agujero”, que me han servido para apreciar mucho más los momentos “mamá, mándame la ropa de verano, que me quedo aquí para siempre”. Así que al final casi ha estado bien tenerlos. Como decía hace tiempo una amiga en la sauna: no puedes apreciar bien los buenos momentos si no ha habido momentos malos para hacer la comparativa

He aprendido a hacer la colada como una auténtica campeona …. *se oyen risitas de los calcetines que antes eran rosas y ahora grises*

Me llevo en la maleta recetas checas, polacas, italianas y rusas. La familia va a alucinar este verano, espero que tengan el paladar preparado para un delicioso nuevo mundo

He andado sobre el mar helado y he pescado en él… o al menos lo he intentado 🙄

He cogido gripe, catarro y colitis ¡¡y sigo viva!!

He aprendido a apreciar a los fineses y a deshacerme de muchos prejuicios sobre ellos que tenía antes de venir. Bien es verdad que les cuesta trabar amistad deprisa o encariñarse al estilo mediterráneo. Pero son muy acogedores, muy honrados y muy leales. Son buena gente, en general. Y con un poquito de alcohol en sangre, ¡animan hasta la Feria de Abril!

He mejorado mi inglés – no tanto como me gustaría, pero vaya – y he aprendido algo de finés. Lo necesario para aprobar el A1.1 con notable alto jeje. También, por la falta de costumbre, creo que he empeorado un poco mi español, pero ea.

Se me ha cambiado el termostato hasta el punto de que 10º con sol me parece una temperatura ideal. Ahora en Madrid rondando los 30º me estoy asfixiando.

Me he reído hasta que me han dolido las mejillas.

He bebido hasta jurar menos veces de las habituales para estar de Erasmus, pero suficientes para no querer ver el vodka nunca más en mi vida.

He “aprendido a tocar” la guitarra, el bajo, el teclado y la batería – os doy permiso para imaginarme como Dick Van Dyke en Mary Poppins – También a hacer grabados y serigrafía; y a utilizar Prezi sin tirarme tres horas montando una diapositiva.

He nadado en el lago de Kuusijärvi en Abril, después de estar en la sauna de humo. Jamás me hubiese creído capaz.

He visitado tres escuelas de primaria y me he querido quedar en todas ellas para siempre.

Conocí a un adorable y encantador miembro del Parlamento, Joni Toivola, que fue a uno de los coles a dar un discurso. También a su marido y a su preciosisima hijita. Aun no me lo creo

Y me he quedado con ganas de visitar Turkku – antigua capital de Finlandia -, el parque natural Nuuksio y Laponia. Pero creo que en algún momento de mi vida volveré a Finlandia ¡y los visitaré tooodos de golpe!

….y todo lo anterior y mil cosas más que seguro que se me están olvidando, hacen que me cueste un triunfo despegarme de esta tierra. Mi habitación es mi nido, mi madriguera. Ahora siento que tengo dos hogares y que me están echando de uno de ellos. Habrá que llorarle en las faldas al otro, qué se le va a hacer 🙄
En definitiva: I ❤ ERASMUS EN HELSINKI

San Putinsburgo mon amour

Aaaquí viene – después de una nutritiva cena Erasmus de leche con galletas – la segunda entrada del día. Os quejaréis de lo que os mimo, jolín.

Pues sí, como leeis en el título, el fin de semana pasado lo eché en San Petersburgo. Es una ciudad maaaravillosa ¿quién me iba a decir a mi hace un par de años que iba a visitar Rusia? Me parecía lo más lejano e inexplorado del mundo ¡hasta hace una semana!

Fui con una organización que recomiendo encarecidamente. Se llama Bigland y la lleva un grupo de estudiantes rusos que son al mismo tiempo los guías. Dividen a la gente en grupos pequeños para que sea más cómodo moverse por la ciudad y para que puedas hacer amigos y “piña” más fácilmente. En el nuestro formamos una pequeña familia-comuna y realmente los voy a echar de menos. Pasando las 24h del día casi con todos ellos durante cuatro días, ahora se me hace raro no volverles a ver.

Las guías – normalmente es uno/a, pero nosotros por alguna razón tuvimos dos – son maravillosas. Tanto es así que realmente no parecían guías, sino amigas rusas a las que hubiésemos ido a visitar y que nos estuvieran enseñando su ciudad. Muy muy simpáticas, muy divertidas y muy cariñosas.

Y bueno, al grano. Después de lo que pareció una eternidad en el barco (dura unas doce horas el viajecito) llegamos a la ciudad. El primer día, después de cambiar los euros a rublos y de creernos el señor del Monopoly porque de repente teníamos billetacos de 500 para abofetear a Putin en toda su rusa mejilla (el cambio es 1€ – 50p aproximadamente), nos fuimos a comer a un fast food ruso que se llama Tepemok. Sirven básicamente comida rusa pero en versión low cost. Es decir, sopa con cosas, panqueques rellenos de cosas (tienen una receta diferente a la de EEUU) y una bebida… curiosa, llamaba Kbac. Sabe a una mezcla no muy afortunada de Coca-Cola, cerveza y café. A mi no me gustó mucho, pero me la acabé bebiendo.
Después nos fuimos directos a empezar el turisteo: catedral de St. Isaac con subida a la torre para ver toda la ciudad, el museo de L’Hermitage, que ya me había recomendado un amigo y que no me decepcionó para nada – después de ver La Dansse de Matisse, puedo morir feliz – y la estatua de Peter I, el fundador de la ciudad. Esta última visita fue el primer “punto mágico” de la ciudad, ya que se dice que si frotas el barco que Peter está construyendo en la estatua, tendrás fortuna en el terreno de lo laboral. A ver si es verdad, ¡¡yo por si acaso lo dejé limpito como una patena!!

983629_670413406357465_8613236454026625276_n

Al día siguiente nos fuimos a las afueras de la ciudad – minibus ruinoso “suerte tienes si sobrevives” mediante – para ver el palacio de Catalina, residencia de verano de los antiguos zares y zarinas. En él está basada la peli de Disney de Anastasia, así que me sentí como una criaja imaginándome los bailes de la peli en aquel salón gigantesco recubierto de oro. Alucinante, precioso. Y los jardines que lo rodean no creo que tengan mucho que envidiarles a los de Versalles.
Ese mismo día por la tarde fuimos a ver la Calle Mágica, que cuenta con varios rincones que toqueteando o tirando monedas, te proporciona algún tipo de pagana  pecadora suerte. Y si no lo hace, pues al menos echas el rato imaginando tu maravillosa vida futura que te va a proporcionar ese gato/fuente/estatua maravillosa a la que has manoseado o golpeado con calderilla rusa.

Y el último día nos fuimos a ver la imponente iglesia de la sangre derramada, que según nos explicaron las guías, la construyó Alexander III en honor a su padre Alexander II, que murió al octavo intento de asesinato por sus detractores, ya que no apoyaban su intención de abolir la esclavitud en Rusia. De hecho, la iglesia se construyó alrededor del trozo de pavimento donde explotó su coche de caballos, por una bomba que pusieron debajo. Y el trozo de tierra original forma parte del suelo de la iglesia.
Es casi tan impresionante por dentro como por fuera. Preciosa, para dejarte sin aliento.

Imagen

Y tocó navegar de vuelta al nido 😦 Peeero ¡que nos quiten lo bailao! He pasado unos días maravillosos, he conocido una ciudad preciosa por donde la mires – aunque los rusos por lo general no son muy acogedores, aviso – y he aprendido un montón de historia rusa, lo cual mi escasa cultural general agradece muchísimo. ¡Hasta el hostel molaba! Vamos 10/10 😀

Y con esto y un panqueque me despido, pequeños míos. El próximo martes ya estaré de vuelta en España, pero subiré entrada igualmente, para cerrar esta pequeña gran aventura. Y también algunos BONUS TRACK que se me han ido quedando por el camino, como las visitas a los coles que he estado haciendo últimamente 😉
¡SALUD!

Hauska Vappua!

Que sí, pesaos caris, que sí. Que me he saltado una semana de escribir por toda la cara. Pero vengo con un montón de cosas para contaros. De hecho, voy a escribir dos entradas seguidas ¡Os vais a jartar de leer!

Pues primero os tengo que contar cositas sobre Vappu. Vappu es la fiesta del comienzo de la primavera en Finlandia. En Helsinki, el día 30 de Abril hacia las 5 de la tarde se reúnen todos los que se graduan este año en Esplanadi puisto. A esa hora, se suben a una plataforma y lavan con cepillos la estatua de la mujer desnuda que hay en la fuente del parque. Sí, no me invento nada, están locos estos fineses. Después, le ponen un gorrito de graduada (se llama ylioppilaslakki) a la estatua y a partir de ese momento se les permite a los graduados ponerse el suyo. Viene siendo la versión finesa de nuestro birrete, pero definitivamente parece sacado de “Oficial y Caballero
Luego todo el mundo se pone a beber y a divertirse como si no hubiera un mañana y las organizaciones de estudiantes montan fiestas por doquier. Vamos, que Finlandia se apunta a la típica never-ending-spanish-juerga por un día.
No sólo los graduados llevan sus ylioppilaslakki, claro. Todo finés o finesa que en su día se graduó en la universidad lleva el suyo orgullosísimamente durante toda la tarde. Vi a varios abuelitos que rondarían las ochenta primaveras con una amarilleada versión del mismo paseando por los alrededores, así que imaginad. 

Y finalmente, como cada gran festolina que se precie, hay un dulce típico, el Vappumunki. Y una bebida típica, el Sima. Gracias a que tenemos un finés medio de cuñado, porque está saliendo con una de mis compis (jijiji cotilleo cotilleo) tuvimos Sima y Vappumunki homemade. El bollo se puede hacer de varias formas. Normalmente es como un donuts sin agujero, cubierto de azúcar y a menudo relleno con mermelada. Vamos, sano sanísimo. Pero también se puede hacer con forma de donuts, aunque la masa es distinta, más seca y compacta. Llevan cardamomo – ¿habrá algún postre sin cardamomo en Finlandia? – yyyy ¡están muy ricos!
ImagenVappu es, junto con Juhannus, la fiesta más grande e importante de Helsinki. Por esa razón Esplanadi puisto estaba lleníiiisimo de gente, al igual que Senatiintori, que está al lado. Además, la tradición es hacer pic-nic al día siguiente en Kaivopuisto. Es decir, ir resacoso perdido con gafas de sol a tirarse en el césped y comer como un cochino jabalí. Todo muy lógico 😛 Lo malo es que este año llovía y hacía frío, así que estaba aquello un poco menos lleno y un poco menos animado de lo normal. Pero ¡eh! que allí plantó su toldillo toda organización habida y por haber – hasta Coachsurfing tenía una – y no problemo. Pero los que no teníamos toldillo aguantamos poco bajo el agua helada 🙄

Imagen

¿Veis lo que decía? To petao petao

No me enorgullece decir que yo llegué algo tocada ya a Esplanadi, porque estuvimos haciendo un picnic en uno de los parquecitos de Pasila y la ginebra y el vino corrían como la pólvora. De hecho, acabé la tarde-noche bastante hecha polvo, pero todo el tiempo intermedio mereció la pena. Me lo pasé como una cría con mis compañeras de piso y celebré por todo lo alto el fin de curso (Y DE EXÁMENES) 😀
ImagenLuego subo la otra entrada, que me voy a bajar los “me he pasado un poco comiendo” de los últimos días correteando al trote cochinero por el caminito de las vías que lleva al centro jiji 🙂 ❤

La Familia

Sí, has leído el título con voz de Don Vito Corleone. Y si no lo has hecho, deja de leer porque no podemos ser amigos 😦
Dicho ésto, informo de que estoy de vuelta ¡¡weeee!! *la multitud enloquece* *la multitud no enloquece y me mira con cara de apio* y que al final tengo más tiempo libre después de estudiar mi querido y adorado examen de finés (nótese la ironía, por amor de Thor). Y en ese tiempo, aparte de manteneros al corriente de los sucesos en Suomi y mis aventurillas aquí, me dedicaré a correr por Vallilanlaakson puisto, un parque precioso que hay a cinco minutos de casa. Porque claro, como pone en el título de la entrada, ha venido la familia de visita por Semana Santa, y mi cuerpo tiene un aspecto similar al de Falete después de las comilonas de Navidad. Pero oye, es una buena señal, al fin y al cabo, significa que me han mimado un poquito en vacaciones.

¿Que qué he hecho con la  familia estos días? Puesss visiteo al estilo Caballero-Andrade: Monumento – Cervecita – Monumento – Comida – Monumento – Cafelito …y así es un milagro que nos haya dado tiempo a ver todo. El primer día fuimos a Suomelinna, de la que hay como trescientas fotos de los cañones. Y a la vuelta nos pasamos – de camino al hotel de mis padres para “echar una siestecilla” – por la Catedral Rusa o Catedral Ortodoxa, al lado de Esplanadi puisto. En tres meses que llevo aquí, aún no había ido a verla; y me encantó. Es lo más choni que se haya visto jamás, también os lo digo, pero es preciosa.

Imagen

El segundo día – si hijos, somos como un episodio de la Biblia – fuimos Catedral blanca, con foto de mi señor padre haciendo el indio incluida. Luego subimos a la Capilla del silencio de Kamppi – sí, la que parece el arca de Noé, ésa – y luego a ver a nuestro señor Sibelius y a comer salchichas al Café Regatta (que parece que tengo una adicción al sitio pero no ¿eh?…bueno, un poquito sí).
Y como estos días el Sol brilla con fuerza y hace una temperatura casi de ir con camiseta – algunas finesas ya van en tirantes y/o con pantalones cortos – nos fuimos andando por la costa hasta Seurasaari, porque un poco antes del anochecer, encendían las hogueras de Pascua, que sirven para alejar a los malos espíritus y para dejarte el pelo apestando a humo durante horas. Ya véis, son multifunción y todo. Ni que decir tiene que los bomberos tenían sitiada la isla, por lo que pudiera pasar. Y por supuesto el sitio estaba petao de gente, turistas incluidos. Y hasta vimos a las brujitas de Pascua: es una tradición finlandesa por la que las niñas se disfrazan de brujas y van llamando a las puertas de las casas para pedir chocolate y caramelos. Y cuando se los dan, cantan una cancioncilla meneando una ramita de sauce en el aire, para desearte buena salud todo el año. Pero son brujillas al estilo tradicional, con un pañuelo de colores alegres en la cabeza y faldas largas y coloridas. Nada de vestidos negros ni sombreros de punta. Eso se lo dejan a Hollywood 😉

Imagen

Y vaya, que no quiero hacer esta entrada interminable, pero el Domingo fuimos a Tallin y ¡¡me puse morena!! hasta se me quemó un poco la nariz. Qué felicidad, jo. Y a la familia les encantó la visita. Además, descubrí algunos rincones que no conocía antes, como la iglesia católica griego-ucraniana … ya, el nombre se lo curraron a fondo. No sé si aparece en la guía, pero no es un “graaaan monumento” así que la vez anterior pasó totalmente desapercibida en nuestro recorrido.

Y eso, ayer fui a llevar a la familia al aeropuerto y me di cuenta de que me quedan nada más que tres semanas aquí. Así que me toca apretar con los estudios y luego, como premio final ¡me voy a San Petesburgo! Qué ganitas tengo.
También me he dado cuenta de que una parte de mí aún quiere irse ya ya a España, pero que otra parte quiere quedarse un poco más, porque tengo una vida aquí.
Así que he decidido que mi Erasmus está siendo como un hijo travieso: te da algunos disgustos, pero en el fondo le quieres 😀

Y con ésto y un bizcocho, ¡hasta mañana a las ocho! (yo al menos, que hay que seguir aprendiendo)

La colada, triatlón estudiantil

Hola holitas 🙂

No, no he vuelto de momento, pero he encontrado un hueco para ilustraros un precioso momento de la vida de los estudiantes de Junailijankuja 5, comparable a la apertura de una crisálida o al culo de Scarlett Johanson.

A ver, cuando bajas a poner la lavadora en Junailijankuja 5, NO BAJAS Y LA PONES Y YA ESTÁ. No no no, ¡ilusos! Os ilustro el proceso completo:

BAJAS — se te ha olvidado el móvil/el suavizante/el detergente/tu iguana —- SUBES — coges todo lo necesario — BAJAS — ¡mierda! no me queda saldo para pagar la lavadora (sí hijos míos, la lavadora se paga a través del móvil, que son unos modernos estos fineses) — SUBES — coges dinero y abrigo (o sin abrigo y te pegas una carrerita, hay ambas modalidades). Recargas la P**A tarjeta en el Kioski y pones la lavadora por fin (o esperas un rato sin hacer nada hasta que alguna queda libre) — SUBES — esperas tus tres cuartillos de hora — BAJAS — cambias la ropa de la lavadora a la secadora O NO, porque fijo fijo que están todas llenas. Abres todas para ver si puedes sacar la ropa ya seca de alguien y actúas en consecuencia. Si no ha habido suerte, esperas otro rato pensando en si ha sido buena idea meter ese vestido negro recién estrenado con la ropa blanca (NO, no lo ha sido) y cuando sea pues ya pones la secadora — SUBES — esperas una horita y media aprox — BAJAS — si tienes buena suerte, tu ropa está sana y salva ¡y seca! Y te podrás ir a casa a cenar/comer/desayunar/ver porno. Si no tienes suerte, alguien muy majo la habrá sacado a medio secar y deberás volver al punto anterior (o llenar tu casa de perchas como si de un mercaíllo se tratase y gritar que lo tienes barato, ¡oiga!) — SUBES — fijo que falta algún calcetín — BAJAS — no lo encuentras entre la ropa mugrienta y perdida — SUBES — lloras desconsoladamente y sigues con tu vida.

Y este proceso, queridos, se repite cada semana. Dos semanas si no tienes fuerza vital para tanto viaje y estiras el tiempo hasta quedarte sin calcetines limpios.  Y para rematar el proceso ilustrativo, os dejo una pequeña estampa que me he encontrado hoy al bajar (en uno de los “BAJAS” de por el medio, creo recordar). Se corresponde con el caso que le hacemos en ésta nuestra comunidad jungla a la carpeta de turnos de las lavadoras:

BlSQdSqCIAAJcBH

Creo que cuando vuelva a España voy a bailar samba delante/encima/dentro de la lavadora de casa. Lo que se la echa de menos, ¡ay!

¡Besitos! Ya queda menos para una entrada en condiciones, palabrita 🙄

CIERRE TEMPORAL POR TRABAJOS

¡Holas!

Ya sé, ya sé. No escribí el martes ni tampoco ayer, pero estamos en la recta final en la universidad y estoy hasta el cuello de trabajo. Puedo sacar un rato para escribir, pero como no hago mas que hacer trabajos, no tengo nada interesante que contar. Pero estoy en pleno proceso de recolección de conocimientos. A ver si para el miércoles os puedo contar cositas ya, que voy otra vez a un cole, pero esta vez a HACER cosas 😀

Así que no hay entrada esta semana, queda “cerrado por vacaciones” pero pronto vuelvo a sus pantallas, señores. De momento os dejo un caramelito: un vídeo sobre el uso de los transportes en Finlandia. Está graciosete, ¡espero que os guste!

Hasta pronto y perdooon 🙂

Entre toses y chocolate

Hooola hola gentecilla

Escribo un día tarde la entrada porque ayer estaba con fiebre y puesssss pues como que me apetecía cero patatero ponerme a darle a la tecla.

Os cuento cositas – menos mal que las voy apuntando en el calendario porque se me olvidan a lo largo de la semana – os cuento que el viernes me fui de visita a la fábrica de chocolates Fazer, en Vantaa. Es más o menos una visita obligada durante el Erasmus. No es lo más interesante del mundo, pero echas el rato, es gratis (sólo pagas el autobús regional que son 2€ si lo pagas cargando dinero en la tarjeta de transportes) y acabas casi odiando el chocolate entre lo que comes allí y lo que te dan de regalo. Es peligrosísimo. A mi a la vuelta me dió una pájara por el bajón de azúcar guapo guapo. Tampoco quiero asustar al personal, yo me lo pasé muy bien.

Imagen

La fábrica por dentro no la enseñan, siento informar. Te ponen un par de pelis de la historia de Fazer – que es algo así como Valor en España – y te enseñan una especie de museo con un par de máquinas antiguas, una sala donde puedes aprender a trenzar pan con “churros” de peluche – también producen pan y gominolas – .. y al final te dejan probar durante unos diez minutos todos los tipos de chocolate que fabrica la casa ¡hay hasta de salmiakki! Esa es la parte más peligrosa del viaje 😆 porque llegas con hambre y no controlas. Luego a la salida te aconsejan que hagas una visita a la tienda JE-JE-JE. Yo no compré nada, pero por lo que estuve viendo, con las visitas de estudiantes tienen que ganar más que con las exportaciones.
Y al salir te dan una bolsita con cositas. No digo el qué vaya a haber alguien que la visite leyendo y le chafe la sorpresa 😛

Siguiendo con esta fiesta terrible tortura diaria, el sábado fuimos a ver una peli danesa a la sede de la UE en Helsinki, que está haciendo un festival de cine europeo estas semanas. La peli no era nada del otro mundo, pero no había nada más interesante que hacer y era gatuito 😛 – palabra que, como es bien sabido, tiene efectos mágicos -. Además daban algo que llevaba tiempo queriendo probar: una bebida escandinava que se llama Jaffa. Decir que es parecida a la Fanta de Naranja sería blasfemar, puesto que sinceramente no creo que haya fruta envuelta en el proceso de fabricación de estee… mejunje. Vamos, que está rica, pero si diluyes un poco de Dalsy con agua, el resultado no dista mucho de nuestro querido Jaffa. Sólo se vende en Suecia y en Finlandia, por suerte para la salud del resto de europeos 🙄

También pusieron Jaffa en la sesión de cine finés que hicieron las HOAS hosts en nuestro edificio el domingo. La peli era una comedia:  “21 Tapaa Pilata Avioliitto”. Tranquis, os traduzco: “21 formas de arruinar un matrimonio”. A mi me gustó, yo la recomiendo. Pero el humor finlandés…si os gusta el humor inglés, os gustará.

Y nada, que entre el domingo y el lunes cogí un gripote de los chulos – con su fieebre, sus tooses… el pack completo – y hasta se lo he pegado a una de mis compañeras, Tanya. Menos mal que su madre está de visita y nos está cuidando a las dos. Yo no sé si la medicina natural rusa es muy ortodoxa, pero entre eso y el Paracetamol, ¡me estoy poniendo buena en un periquete!
Lo que me sorprendió muchísimo es la forma que tienen las farmacias aquí – que por lo visto no es el único país donde son así – porque son como supermercados. Hay un montón de pasillos con medicinas y tu vas, coges lo que necesites y luego tiras para la caja. Menos mal que hay gentecilla por ahí ayudando, porque con mi nivel de finés, ¡¡encontrar la acetilcisteína me hubiera llevado un siglo!! 😕

Y con esta entrada de dimensiones bíblicas, vais que lo tiráis. ¡Hasta la semana que viene!